Volver a la Home Volver a la Home
EDICIÓN MARZO 2010
VENTA DE PECES / GABINETE PSICOLÓGICO

 

Acabo de llegar a casa tras 10 horas de atención al público. Aconsejando peces para cada acuario, plantas para cada “paisaje”, y relax para cada mente.

Y cada cliente,  cada venta, cada porción de tiempo que paso ante la atención de quien viene a Pez & Cía queriendo organizar su ocio, me transmite una necesidad, un deseo, un anhelo de escapar de este ritmo de vida que nos hemos impuesto  “los adultos responsables que mantenemos viva esta sociedad”.

Uno, se intenta colocar dentro de los límites de su condición de asesor/vendedor de acuariofília, recomendando peces compatibles, reubicando plantas tropicales que recreen el hábitat ideal de estos pequeños animales con los que tratamos a diario, en fin ejerciendo mi profesión, que por cierto, me sigue apasionando después de más de 20 años.

Pero ¿qué ocurre? Que poco a poco, en cada venta, con cada cliente, y apoyándonos en la complicidad de la que disfruta quien está al frente de un pequeño comercio, me voy transformando (emulando a Woody Allen en su film “Zelig”) en quienes tenemos enfrente, y tanto nos mimetizamos, que acabamos viendo su acuario como nuestro, sus peces como míos, sus problemas compartidos y su estrés de tantas horas, añadido al que lleva encima este humilde asesor de acuariofília, que arrancó su día a las 6 de la mañana, para acercar a su adolescente hijo al instituto, disfrutar de su pareja y de su hija pequeña mientras juntos se acercan al colegio, tomar un café y un sándwich de “Rodilla” (El legendario  queso con nuez), y recorrer varios proveedores donde encontrar lo mejor para quitar el estrés a sus clientes.

Tanto estrés acumulado ¿dónde va?   Pues se diluye en el agua de  cada urna, pues a pesar de tantas horas, cada minuto que paso ante un acuario, mis pulsaciones descienden, mis ojos se relajan y mi reloj (el del móvil, el de pulsera se me ha estropeado) se para, y junto a ese cliente estresado que busca mi ayuda, charlamos de lo que han tardado sus peces en formar pareja, apenas tres días, mientras que muchos de nosotros tardamos décadas en sentar la cabeza.

Casi a media tarde de cualquier jornada de ventas, y siguiendo con mi capacidad de captar la vida interior de mis clientes, me acerco a un espejo, y me veo una cara de psicoanalista que asusta. De ese reflejo me aparta un:



¡Hola Alberto!, ¿Puedes ayudarme?
Por supuesto ¿qué te pasa?
¡He tenido un grave problema!
Me temo lo peor – pienso yo- Seguro que encontramos solución –le digo
Acabo de salir del trabajo y me ha llamado mi mujer para decirme que uno de mis discos ha saltado del acuario, me lo había dejado destapado esta mañana y.........
 

...y la historia sigue entrando por mis  oídos y relajando mi cerebro.  Tras oírle le tranquilizo, su esposa había llegado a tiempo y aunque su pez disco se había dado un buen golpe, volvió al acuario con algunos rasguños.  Unos pocos cuidados le sacarán adelante.

Son nuestras “frikadas”, nuestras rarezas, nos gustan los peces, les cuidamos y ellos cuidan de nuestra salud mental, nos proporcionan ese escape necesario al final de cada día.

Y es aquí donde comprendo que mi comercio se convierte a partir de media tarde en un Gabinete Psicológico.

 

Alberto Guerrero
4 de Marzo de 2010

Ahora puedes ver este artículo en el blog de Onda Cero


Otras ediciones nº 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25
 

C/ Téllez, 15.         28.007 Madrid         Tel. 91 552 27 25
e-mail: pezycia@pezycia.com

Pez & Cía es una marca registrada propiedad de Acuario Pez Guerrero, S.L;
Sociedad inscrita en registro Mercantil de Madrid, Tomo 10.863 Libro 0 Folio:148
Sección:8 Hoja.M171523 Inscripción 1 CIF: B 81407686

Aviso Legal